¿Ha llegado la contabilidad a su fin?

Hace ya unos meses que me planteo esta cuestión y son muchos los que aún defienden la utilidad de la contabilidad pero me temo que en los últimos años esto ha dejado de ser así. Cuantas veces hemos tenido que utilizar otros métodos para afinar el valor de una empresa en proporción a cómo lo hacíamos hace una década?

Cada día que pasa, me cuesta más encontrar el valor de una empresa teniendo en cuenta sólo el valor que me aporta la contabilidad y sus activos tangibles actualizados a valor de mercado, o utilizando el descuento de flujos de caja porque cada vez es más plausible el mundo VUCA (Volátil, incierto, complejo y ambiguo) en el que vivimos. Por lo que cada día es más difícil asegurar una corriente más o menos estable de flujos monetaria porque la aparición de un modelo de negocio disruptivo puede anular en cuestión de segundos la ventaja competitiva que disponíamos.

En fin, tenemos un elevado número de empresas que invierten en tecnología, innovación, procesos, ideas de negocio donde el conocimiento y la información son tratados como el tesoro más preciado y en que si sobra un euro de caja al final del mes se destina a reinvertirlo en los procesos, la tecnología o el desarrollo de la idea de negocio. Pero, la contabilidad como tal, está preparada y/o pensada para este tipo de empresas? Mucho me temo que no, porque qué valor contable le podemos dar a un modelo de negocio que aglutina grandes cantidades de información y comportamientos de la clientela pero que no invierte en tangibles? Esto es lo que algunos erróneamente llaman humo porque desconocen el modelo de negocio como tal.

Y qué valor tiene una empresa en el que su activo no corriente es prácticamente nulo y todo su pasivo es capital de los socios y algún que otro componente de las tres «F’s» Familiares, Amigos y Locos (del inglés Family, Friends and Fools) o empresas de plataformas tecnológicas como Deliveroo, Cooltra o Wallapop entre otras, que su éxito se debe al uso de sus aplicaciones.

Para terminar, los modelos de negocios están cambiando y la contabilidad como tal está perdiendo su papel protagonista a la hora de determinar si una empresa es más rentable que otra. Los estados financieros tienen que ir muy bien acompañados de otra serie de indicadores como pueden ser el número de descargas de la App, el número de usuarios activos en la red, número de transacciones a través de su plataforma, … términos como el ROI (Retorno de la inversión realizada) o el ROE (Rendimiento de los activos invertidos) cada vez más están cayendo de desuso.

Volver al inicio

 


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: